viernes, mayo 20, 2011

ASUNTOS DE FAMILIA


Hace varios años estando en la universidad, le recomendé al cantante de mi grupo de música un vendedor de equipos tecnológicos, al cual fuimos a visitar para comprar un pre-amplificador de micrófonos, y mi amigo le gustó un modelo de pre-amplificador que tenía el vendedor, así es que lo compró por Bs 70.000 de aquella época y nos dijeron que lo fuésemos a buscar en tres (3) días, pero no pudimos contactar telefónicamente ni físicamente al vendedor, ni pudimos obtener después de 2 semanas el pre-amplificador, por lo que me reuní con mi Padre y le dije que me sentía responsable del fallo de la transacción y le pedí un préstamo para pagarle a mi amigo su dinero y mi Padre me dijo que me lo otorgaba porque estaba en lo correcto...
Me costó un tiempo pagar ese dinero pero mi amigo lo agradeció.
Se mantuvo la confianza.
No hubo situaciones que lamentar.
El tiempo ha pasado y yo mantengo relación estrecha con el vendedor, quien es una persona muy complicada de tiempo por su gran cantidad de compromisos nacionales e internacionales, a quien yo considero "genio" en sus otras habilidades profesionales y de hecho nunca le he comentado nada acerca de ese incidente, de hecho creo que "él" ni siquiera se acordará de esto, lo cual a mi me tiene sin cuidado, lo importante es que es también es un gran amigo, casi un hermano por el nivel de compenetración con que hablamos, de hecho busqué apoyarlo en un gran dilema de salud de una familiar muy cercano a él y eso nos ha acercado.
Aun así un familiar mío me considera un estúpido por esto.
Yo pienso que las intensiones deben jugar un papel muy importante en la evaluación de una situación y más si las conductas "no" son reiteradas, puesto que a mi ese vendedor me había vendido un teclado espectacular en una época, además de brindarme su amistad sincera, por lo que aún estoy con el en deuda y lo del pre-amplificador nunca ha significado nada para mi.